viernes, julio 04, 2008

Los niños de Saint-Louis en Prensa Canaria

Exposición Ffotográfica el próximo martes en el Club Prensa Canaria
La Galería de Arte del Club cierra la temporada con "Los niños de Saint-Louis", primera exposición fotográfica del "freelance" Carlos Javier Melián Santana, que nos muestra la vida, las esperanzas y penalidades de los menores que viven en esta ciudad de la costa atlántica, uno de los principales puertos de salida de la emigración africana a Canarias. Carlos Melián participó como voluntario de la ONG Amigos de Doñana en un proyecto de formación de personal de parques nacionales en Senegal y se vio impactado por las condiciones de vida de la enorme legión de niños (no en vano Senegal tiene uno de los índices de fecundidad más altos del mundo) condenados a sobrevivir en las calles y vertederos de la ciudad.

La obra de Carlos Javier Melián es el producto de su estancia en Senegal, concretamente en la región de Saint-Louis, como voluntario de la ONG Amigos de Doñana, con la que participó en un proyecto de formación de personal de parques nacionales.

El autor se sintió impactado por la realidad que conoció y vivió en este viaje, y muy en particular por las condiciones de vida de los niños de Sain-Louis, uno de los núcleos más poblados en la fachada atlántica del país..

Con doce millones y medio de habitantes, Senegal tiene uno de los índices de fecundidad más altos del mundo (cada mujer tiene un promedio de 5,1 hijos), la esperanza de vida apenas alcanza los 56 años y el índice de alfabetización es de un 40,2%. En esta situación, el país sufre graves problemas económicos y ambientales, mientras que los niños se ven abocados a subsistir en condiciones de extrema precariedad y pobreza, cuando no a ser víctimas del abanono por parte de sus padres.

"Pero he aquí una paradoja", explica Carlos Javier Melián, "y es que este "pobre" país acoge a estos niños en organizacionesn que reciben el nombre de Escuelas Talibee", unos centros de acogida que dependen del trabajo de sus "inquilinos" (los niños) para poder desarrollar su actividad, "es decir, que los chicos han de salir diariamente a la calle a buscar "cualquier cosa" (alimentos, ropas, etc.) para poder beneficiarse de sus servicios".

"En realidad , lo que pasa en estos centros", explica el autor, "es que si no eres capaz de buscar o encontrar "cosas" de provecho para el centro, difícilmente serás tratado con la mínima dignidad que cualquiera merece (...) Los pequeños que tienen suerte de entregar al final del día productos para la Escuela podrán permanecer en ella. Primero comerán aquellos que han podido dar algo o, en su defecto, los más fuertes. Es por ello que muchos niños terminan por irse; o sea, que terminan en la calle.

Enviado por Dpto de prensa del Club Prensa Canaria

1 comentario:

Atlántica dijo...

Qué buen blog... ya te lo dije una vez, creo. Lo repito, gracias por toda la información que hay por aquí... un bonito panorama de la cultura canaria, esa casa de Babel.

Un saludo!!